Eficiencia energética

 Si vas a calefaccionar tu casa
  • Regulá el termostato a una temperatura ambiente a 20ºC en invierno.
  • Calefaccioná sólo aquellos ambientes donde haya gente.
  • No abras ventanas para bajar la temperatura.
  • Utilizá burletes en puertas y ventanas para reducir las infiltraciones de aire.
  • Verificá siempre que las canillas estén cerradas correctamente. No derroches agua.
  • Apagá el piloto del calefactor cuando no lo uses.
 Si vas a usar agua caliente
  • Usá agua caliente de la canilla sólo cuando sea estrictamente necesario.
  • Hacé lo posible por ducharte en un tiempo razonable, que no supere los 15 minutos.
  • Evitá mezclar agua caliente y agua fría para regular la temperatura; mejor hacelo con el control del artefacto de gas.
  • Usá una ducha con flor que disperse bien el agua.
  • Verificá siempre que las canillas estén cerradas correctamente. No derroches agua.
  • Asegurate de que el piloto del calefón o termotanque esté encendido sólo si lo estás usando.
  • Usá aireadores y reguladores de caudal.
  • Aislá térmicamente las cañerías que conducen agua caliente.
  • Evitá el uso de presurizadores de agua porque generan mayor consumo de agua.
 Si vas a cocinar
  • Usá el horno con moderación, ya que consume lo mismo que si tuvieras encendidas dos hornallas.
  • Tapá siempre la olla. Apagá o reducí la llama de la hornalla cuando la cocción llegue al punto de hervor.
  • No permitas que la llama de la hornalla supere el diámetro de la olla o recipiente de cocción.
  • Recordá que las hornallas y el horno no son para calefaccionar tu hogar. No es eficiente y es muy peligroso.
  • Apagá la hornalla y el horno cuando termines de usarlos.